18.7.09

El Jubilado

Haciendo safari por la ciudad, uno se encuentra con distinta fauna, tal vez el especímen más raro sea: El Jubilado.Inspeccionemos sus distintas facetas:



CONTENTO: Arquea sus frondozas cejas, levanta sus cachetes y eriza los pelos de sus orejas; tal vez frente a una oferta en puré de hígado, quizá ante el jaque mate, probablemente tras enviar una docena de cartas de queja al editor.







ENOJADO: Pone sus cejas en V, y aprieta su dentadura postiza. Esta reacción es típica ante la visión de jóvenes (alcoholizándose en la vía pública, besándose en una plaza, llevando el cabello demasiado largo). Dura de tres a cinco minutos, hasta que el jubilado se distrae y se olvida.








ALARMADO: Abre la boca (salivea un poco) y levanta su frente. Ocurre casi siempre al darse cuenta de que perdió la boleta de la Quiniela, que le faltó un número para hacer Línea, o simplemente se olvidó dónde está o qué tenía que hacer.






RITUAL DE APAREAMIENTO: Durante la cola de la jubilación, o en la cola del supermercado, o en la cola del colectivo (el jubilado tiende a ser más sociable haciendo colas, al punto de llegarle a hablar a cualquier persona o animal que esté cerca suyo) muestra sus dotes masculinos hablando sobre su proeza en la guerra, su habilidad matando arañas, o su fuerza viril para abrir frascos de mermelada.

2 comentarios:

Plana Sabatez dijo...

Como siempre, es un placer leer, conocer, ver, enterarse...

Son unos forros. Todos putos, putísimos...
(digo, por lo del Bombón, y por matar al clon de Michael)

Jime dijo...

Cuando vi los dibujos en tu flog, en forma cíclica, pensé que era la metamorfosis del jubilado, es decir, que le crecía o se ponía una nueva dentadura. Después fijate, o avisame que le pido a mi flia que me internen en un neuropsiquiátrico, o me declaro veedora de otras verdades ocultas y/o abstractas.

Mmmm,,, puedo pedir un posteo de la nueva pandemia que se viene?