20.11.09

14.11.09

2.11.09

Payaso VS Minotauro

Ley de Tendencia Decreciente de la Tasa de Inteligencia

Tal como ha venido aconteciendo desde los albores del capitalismo especulativo, cada vez se acumula más riqueza en menos manos, opuesta a la reacción de la acumulación de pobreza en más manos. Los motivos de esto pueden encontrarse en cualquier libro de economía crítica, y no es el lugar para repetirlos, pero digamos que la razón principal es la centralización del poder económico (que viene ocurriendo por diversos motivos, a su vez): cada vez se usa menos gente para manejar grandes sumas de dinero.
Bien, el anterior párrafo es la antesala para algo que también sucede, no dudo que por la misma causa, y me refiero a la centralización de la inteligencia. Esto es: la acumulación de inteligencia cada vez en menos manos (o cerebros); lo que por supuesto contraindica una acumulación de estupidez cada vez en más cabezas.
Ambos tipos de acumulaciones progresivas obedecen a un mismo flujo sedimentario: la despojación de los que menos tienen por parte de los que más tienen. No es mi intención hacer proselitismo, por lo que me remitiré a una breve explicación (siempre breve, pues la fugacidad de Internet no me permite estirar mis pensamientos escritos).
Como indicaba el Maestro Aristóteles, antes de la explicación debe esgrimirse un ejemplo: supongamos que tenemos un avión; en ese avión tenemos dos o tres pilotos, digamos que cinco azafatas, y supongamos unos 200 pasajeros. De entre tanta gente que viaja en avión sólo los dos o tres pilotos saben pilotearlo. Al mismo tiempo sólo los ingenieros aeronáuticos saben verdaderamente cómo funciona un avión. Entonces, de los millones de personas que viajan y han viajado en avión, sólo una minoría (aquellos ingenieros) muy menor saben cómo es que funciona en su totalidad. Este es un claro ejemplo de la centralización de la inteligencia cada vez en menos manos.
Henry Ford ideó un sistema donde sólo él sabía cómo funcionaban los autos que fabricaba, pues sus empleados se limitaban (gracias a la tecnología de la cinta de montaje) a un simple ajuste de tuercas. Por supuesto que esto favorece a Ford y perjudica a sus obreros (aun a pesar de sus generosos sueldos, que nada más sirven para que el trabajador pueda comprarse de hecho el auto que fabrica, manteniendo con vida la fábrica y reiniciando el ciclo de produccion), pues los limita en su aprendizaje en el rubro. La división en exceso del trabajo (vástago del capitalismo industrial) es la principal causa de la acumulación de estupidez, pues sólo se necesita saber un reservado número de conocimientos para desempeñarse en muchos trabajos actuales; mientras que cada vez hay menos ingenieros, pues sólo se necesita un puñado por fábrica.
¿El futuro? Cada vez menos ingenieros, y cada vez más ajustadores de tuercas. Esto por supuesto que va de la mano con la centralización de la riqueza, pues es sabido por todos que cuanto más dinero se tiene, más acceso a la educación se tendrá, por lo que se potencian el uno con el otro (ya en muchos países ha desaparecido la escuela pública, ni hablar de la universidad pública, por lo que cada vez serán menos los que accedan a la inteligencia).
Si bien la acumulación de inteligencia está en crecimiento, es muy distópico pensar en un mundo donde haya alcanzado su límite y sea un simple hombre inteligente guiando un mundo de estúpidos, yo creo que la minoría se mantendrá estable hasta que la tensión sea insostenible. Por entonces, como la historia nos ha enseñado, surgirá un nuevo sistema que retornará (aun momentáneamente) el equilibrio.